Logo
Francisco Penadés, letrista
Tus sentimientos y mis letras hechas canciones
Home      Letras
Todos los derechos registrados por sus autores en el Registro de la Propiedad Intelectual
 
 
Letra: Francisco Penadés
Voz y Música: Delfín López
 
LA REINA DE CORAZONES

 

Está sentada en la barra

bebiendo una jarra de su medicina.

Su pelo le cubre la espalda

que reclama calma y una vida fina.

 

Su nombre no tiene apellidos,

sus artes esconden

tan solo razones para conocerla

por… la reina de corazones… de corazones…

 

Estribillo:

Ella viste las noches muy largas

de copas sin faldas

y besos con precio.

Recibe a todos con corbata

con bragas de encaje

y ningún desprecio,

es la reina de corazones, de corazones.

 

Alegre,  de vino y cerveza

se viste desnuda y se calza tristeza,

paciente espera al siguiente,

tan solo uno más en un día cualquiera.

 

Estribillo:

Ella viste las noches muy largas

de copas sin faldas

y besos con precio.

Recibe a todos con corbata

con bragas de encaje

y ningún desprecio,

es la reina de corazones, de corazones.

 

Regresa a casa muy rota

con muy poca ropa

y dolor de cabeza.

Mañana, ya será otro día

y comenzará

otra historia nueva…

 

Estribillo:

Ella viste las noches muy largas

de copas sin faldas

y besos con precio.

Recibe a todos con corbata

con bragas de encaje

y ningún desprecio,

es la reina de corazones, de corazones,

de corazones, de corazones…

 

 
Letra: Francisco Penadés
Voz y Música: Delfín López
 
COLCHÓN DE CEMENTO

 

No conoce su sueldo,

ni tiene un chalet a las afueras.

Disfruta de su tiempo

buscando la comida en papeleras.

 

Raimundo el vagabundo

cada noche siempre se lee un cuento.

Se tapa con “El Mundo”

y despierta en su colchón de cemento.

 

Estribillo:

Raimundo el vagabundo

despide cada día en un cajero,

su vino caducado

le ayuda a seguir en su agujero.

Raimundo el vagabundo

es ya paisaje urbano de este barrio,

le harán un monumento

y lo inaugurarán en el telediario,

en el telediario, en el telediario.

 

Recorre la Gran Vía

buscando el callejón de la ironía,

donde no hay dinero,

pero sobran pactos de caballeros.

 

No piensa en el destino,

sonríe en la cara de un cretino

que mira alucinado

como Raimundo es de afortunado.

 

Estribillo:

Raimundo el vagabundo

despide cada día en un cajero,

su vino caducado

le ayuda a seguir en su agujero.

Raimundo el vagabundo

es ya paisaje urbano de este barrio,

le harán un monumento

y lo inaugurarán en el telediario,

en el telediario, en el telediario.

 

Es cliente de un banco

aunque su cuenta siempre está a cero.

Destaca por su encanto

y nunca alardea de dinero.

Él vive así su vida

y no le importa nada lo que digan.

Él siempre está contento

aunque haya pasado mil tormentos.

 

Estribillo:

Raimundo el vagabundo

despide cada día en un cajero,

su vino caducado

le ayuda a seguir en su agujero.

Raimundo el vagabundo

es ya paisaje urbano de este barrio,

le harán un monumento

y lo inauguran en el telediario,

en el telediario, en el telediario,

en el telediario, en el telediario.

 
Letra: Francisco Penadés
Voz y Música: Delfín López
 

Y VUELO

 

Me invento, con las alas al viento,

otro mundo nuevo donde poder volar…

Y siento que no he perdido el tiempo,

que algo ha cambiado, aquí y ahora ya…

Reniego, que todo sea un sueño,

no quiero sentir así nuestra realidad.

 

Estribillo:

…Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada ya no estás.

…Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada ya no estás.

 

Me muero, se queman los cimientos

de este mundo nuevo, que acaba de explotar.

Ahora siento, que he perdido el tiempo,

que todo ha cambiado, que no volverás…

 

Estribillo:

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estás.

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estás.

 

Me siento, mis lágrimas al viento,

ahora he descubierto todo lo que hice mal.

Recuerdo, esa tarde de febrero

en que te despediste, sin mirar atrás…

Recuerdo, esa tarde de febrero

en que te despediste, sin mirar atrás…

 

Estribillo:

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estás.

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estarás jamás.

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estás.

… Y vuelo, sueño que soy cielo,

despierto y en mi almohada, ya no estarás jamás.

despierto y en mi almohada, ya no estarás jamás.

despierto y en mi almohada, ya no estarás jamás.

Ohh, ya no estarás jamás…